El público sí perdona (reseña de El Nuevo Día)

Nota del Editor: La Asociación de Relacionistas de Puerto Rico está celebrando su convención annual durante este fin de semana en el hotel Embassy Suites de Dorado. A continuación reproduzco un reportaje de El Nuevo Día que reseña la charla “Manejo de percepción y realidad en momentos de crisis” y que nos puede ser muy útil en el manejo de nuestra marca personal.

Por Yalixa Rivera Cruz / yrivera@elnuevodia.com

No tener  la percepción correcta sobre una situación podría causar una crisis de grandes proporciones y acabar con la reputación de una marca o persona,  se estableció ayer durante la charla “Manejo de percepción y realidad en momentos de crisis”,   durante la convención de la Asociación de Relacionistas Profesionales de Puerto Rico (ARPPR).

“La reputación de una empresa o una persona lo es todo. Toma años reconstruirla. Nuestra labor como relacionistas profesionales es prevenir que se afecte siendo proactivos e incertándonos en el ambiente ejecutivo donde se toman las decisiones”, destacó Carmen Judith Vélez, profesora y relacionista profesional.

Según la experimentada profesional, quien participó del panel de expertas, tener un plan de manejo de crisis previamente establecido con posibles escenarios es fundamental para extinguir “el fuego” de inmediato.

Ejemplos como la falta de empatía con el ambiente de la empresa petrolera British Pretroleum, cuando en el 2010 provocó un desastre natural de grandes proporciones en el golfo de México, o la respuesta tardía ante su público del golfista Tiger Woods, cuando se vio involucrado en un escándalo por su conducta sexual, fueron presentados para exponer la importancia del manejo de crisis.

Para la profesora y relacionista profesional Olga Mayoral Wilson, quien junto con Vélez compartió el panel, una de las claves en el proceso de lidiar con una crisis es identificar un portavoz capaz, preparado y con autoridad para tomar decisiones.

“Esa persona debe ser directa en sus expresiones. Su reacción debe ser pronta, debe tener los hechos claros y comunicar estrictamente lo que sabe”, añadió.

Ahora bien, si en medio de la crisis hubo afectados, según ambas expertas,  es fundamental que ese portavoz sea capaz de mostrar empatía y preocupación por los afectados, ya que al hacerlo la opinión pública se mostrará benevolente y habrá más apertura para restaurar la reputación del afectado.

La comunidad circundante a la empresa o la persona en cuestión no puede quedarse fuera. Vélez explicó que es vital que en su desempeño el relacionista entable una comunicación previa con la comunidad circundante en donde se encuentra la empresa o  la figura pública. Esta acción previa, según la relacionista, servirá para llevar el mensaje de forma más rápida y eficiente.

“Conducta inaceptable”

A juicio de las expertas, no reaccionar con premura ante una crisis e ignorar la situación pensando en que nadie se va a enterar es un conducta inaceptable en casos de crisis. Como lo es mentir o encubrir la situación.

“El público sí perdona, siempre y cuando se maneje la situación abiertamente, honestamente, rápidamente y responsablemente. Cuando hacemos nuestro trabajo y le aseguramos a la gente que va a haber un plan correctivo, la gente baja su ira y está dispuesta a dar una nueva oportunidad”, le expresó Vélez a sus colegas relacionistas durante la actividad.

Mientras, Mayoral Wilson advirtió que la herramienta más fuerte es estar preparados con un plan establecido que incluya la utilización de las plataformas digitales que ayudan a llevar el mensaje correcto.

“Sabemos que la era digital ha cambiado todo. Realmente, ahora no hay descanso.  Es importante que se mantener los sitios de internet y las cuentas de medios sociales, monitoreados y actualizados en todo momento”, señaló la profesora de la escuela de periodismo y comunicaciones de la Universidad de Texas.

“En otras palabras, es mejor tener un plan de manejo de crisis establecido y no usarlo, que tener una crisis y no tenerlo”, concluyó Vélez.

Artículo obtenido de http://www.elnuevodia.com/elpublicosiperdona-1358093.html

Comparte y síguenos